Twitter

jueves, 15 de diciembre de 2011

Reconozco a leguas ese lunar.

Búscame. Porque soy ese error que cometerás por segunda vez. Y tropiezas. Y vuelves a caer. Te prometes que no será así, pero siempre quieres lo que no puedes tener. Lo que te cuesta y se hace difícil, lo imposible. ¿Por qué? Es estúpido, no tiene sentido ni lógica. Pero te gusta, te llama la atención, te atrae. Y te ves de nuevo en ese círculo vicioso del que nunca sales (acordándote de mí esas noches largas en las que te cuesta conciliar el sueño, y piensas que todo podría ser de otra manera y que no pasa nada por volverlo a intentar). ¿Qué te hace pensar que algo va a ser distinto?. Señales que no existen, pero que te convencen de que merece la pena seguir, porque es la única manera de que tu corazón lata tan deprisa que no puedas ni contarlo, la única manera que tienes de rozar la felicidad con los dedos, y creértela (aunque sea una felicidad de mentira).

2 comentarios:

  1. "y creértela (aunque sea una felicidad de mentira)."

    Triste pero precioso. Me gusta mucho

    Un besín.

    ResponderEliminar